Manual de Amor 2.0

El amor romántico nos ha invadido, constituye una utopía emocional que nos promete la felicidad, nos transciende y genera un desvelo que nos acompaña en el tiempo. El amor es como un gran pastel del que podemos disfrutar con muchas personas, en cantidades diferentes pero,¡ cuidado de no empacharnos!
Y desde hace más de dos siglos continúa inmiscuyéndose en nuestras relaciones de pareja sin permitirnos establecer vínculos libres. Nos impone roles represivos (tanto para mujeres como para hombres), nos incita a abandonar lo que somos y en lo que creemos. A pesar de que es el más efímero de los vínculos, es el que más tiempo nos lleva a mal traer y el que más energía, dolor y frustración nos causa, al menos, hasta que logramos ponerlo en el lugar que le corresponde. El amor nos produce satisfacción pero, por otra parte, tenemos un grave problema, problema que hace que nos veamos como ‘un ser inferior’ y todo debido a la gran dificultad que tenemos para querernos a nosotras mismas , a la vez que nos infravaloramos, juzgándonos negativamente…
La infravaloración social de lo femenino y la socialización como seres-para-los-otros mellan nuestra identidad y nos sitúa en posiciones de dependencia. Depositamos nuestra valoración en los otros, lo que nos lleva a la obediencia y la sumisión. La baja autoestima es uno de los sustratos de la violencia, nos hace terreno abonado para el abuso, para las relaciones de dominio.

Las pensadoras feministas sabían ya de esta falta de autovaloración y que era un punto débil de vital importancia , y por ello se hace vital trabajar nuestra autoestima, para así conseguir seguridad y confianza en nuestras capacidades.

¿Qué significa ser feminista? Pues algo tan sencillo como tener la creencia de que mujeres y hombres somos personas con los mismos derechos y oportunidades. Defienden un derecho humano básico: la igualdad.

  1. Ser feminista no es lo contrario de machista . El machismo atenta contra el principio básico de igualdad. Si no eres machista eres feminista. Ser feminista no significa crees que las mujeres son mejores que los hombres o que merecen más privilegios, a esto se le ha denominado “hembrismo”, que sí sería en su caso lo contrario al machismo.
  2. El feminismo no es una ideología que ya no necesitemos. El concepto de feminismo se refiere a los movimientos de liberación de las mujeres, que históricamente han ido adquiriendo diversas proyecciones al igual que otros movimientos, ha generado pensamiento y acción, teoría y práctica. En la actualidad, las mujeres seguimos cobrando menos que los hombres. Los derechos de las mujeres son muchas veces cuestionados o dirigidos por instituciones como el estado, doctrinas religiosas, etcétera, y continuamos sometidas a una gran presión sobre nuestra imagen. Seguimos encargándonos de la mayor parte de las labores del hogar y del cuidado de la prole y de nuestros mayores. El proceso de recuperación histórica del movimiento feminista no ha hecho más que comenzar. Cada día, nuevas investigaciones añaden nuevos nombres, nuevos datos, que contribuyen a visibilizar aspectos relacionados con la larga historia de reivindicaciones relacionadas con la igualdad entre mujeres y hombres.
    Uno de los problemas que continuamos sufriendo es la violencia de género, violencia también nos afecta a las jóvenes. Esta guía que presentamos pretende mostrar un concepto positivo en las relaciones afectivas alejado de estereotipos y modelos violentos para poder identificar los amores de las relaciones violentas y tener mejores relaciones de pareja, tanto en las relaciones afectivas reales como en las redes sociales.