Comics

Incluimos estos cinco nuevos comics elaborados recientemente por esta asociación para este blog:

  • ¿Le harías esto? ¿Y si fuese tu hermana?
  •  También somos personas. En internet nosotras
  • ¿Verdad? Fuera de la pantalla ya no tiene tanta gracia.
  • ¿Quieres sexo? No consumas trata.
  • ¿Quieres sexo? No consumas explotación sexual.

La violencia de género comienza e forma sutil e imperceptible y si no la percibimos y logramos atajarla a tiempo va aumentando progresivamente: Así hay que entenderla como un proceso (no como episodios aislados) que se produce de forma cíclica y repetitiva en el tiempo (adoptando diferentes formas y enmascarada). Estos episodios empiezan de forma apenas perceptible y van aumentando tanto en intensidad como en frecuencia, dando lugar a lo que se conoce como escalada de la violencia.
Aquí os dejamos una muestra de las diferentes formas de manifestarse a través de estos comics:

Sexting, ciberacoso o violencia verbal online ¿Os suenan?

Se conocen como violencias digitales y estan relacionados con el uso de la tecnología. En estos cómics, hablamos de sexting o lo que es lo mismo, del envío de imágenes con contenidos sexuales por medio de dispositivos móviles. Es una práctica muy peligrosa y sin embargo, muy común. Puede llevar a la sextorsión, es decir chantajes con fotografías o vídeos de la propia persona desnuda (que normalmente somos las mujeres).

Por otro lado, aparecen situaciones de ciberacoso, como una forma de persecución online que puede incluir el envío repetido de amenazas o acusaciones a través del correo electrónico o la publicación de mensajes amenazantes en sitios web. Hablaríamos de ciberacoso cuando cientos de personas insultan a la vez en Twitter a @simonetta_b__. A veces, esta violencia puede transferir la pantalla y llegar a convertirse en acoso e incluso en violencia física.

Finalmente, vemos ejemplos de situaciones de violencia verbal online (en redes sociales, email, webs,…), así nos encontramos con coacciones o amenazas efectuadas en línea. Esta, puede trasladar la pantalla con facilidad y es entonces, cuando normalmente la persona que la sufre es consciente.

Podríamos concluir que nos encontramos ante violencias machistas disimuladas tras la pantalla y como posible estrategia para enfrentarnos a esta problemática, incluimos algunas buenas prácticas contra la violencia de género en el uso de las redes sociales:

  1. Usa tu sentido común. Todo lo que haces en la vida real y en la virtual, tiene y va a tener consecuencias.
  2. No silencies tus problemas si sufres acoso en la red, no te sientas culpable, pide ayuda a tiempo, buscaremos una solución.
  3. Ante cualquier contenido machista en la red no lo dudes, ¡denuncia y rechaza!.
  4. Aléjate de estereotipos machistas, busca otras alternativas
  5. . Las cuestiones sentimentales se resuelven mejor en persona. Las redes no sirven para todo. Mejor cara a cara.
  6. Cuida lo que envias. Una vez que publicas en la red, se queda en la red y es incontrolable.
  7. No todo es verdad lo que circula por la red, esta llena de rumores ponlo al menos, en duda. Sé crítico.
  8. No hagas nunca en Internet lo que no harías en la vida real.


Fuera de la pantalla ya no tiene gracia ¿Verdad?



Cyber acoso.



En internet nosotras también somos personas.

Una de las formas visibles de la trata consiste en la explotación sexual comercial, entendida como la utilización de personas, obligadas y bajo amenazas, en actividades sexuales con la falsa promesa de remuneración económica o de cualquier otro tipo.

  • El 90 % de las personas víctimas de trata son mujeres y niñ@s (en los casos de niños, niñas y adolescentes, hablamos de Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes – ESCNNA).
  • Es una relación de dominación y subordinación que ubica a las mujeres en un plano subordinado en relación a los varones, para ser incorporadas a tareas sexuales forzadas.
  • Una de las principales causas de la trata de personas es la discriminación y las desigualdades de género.
    (“Trata de personas especialmente mujeres y niñ@s. Una forma de esclavitud moderna”. UNICEF 2007).

Los jóvenes clientes o usuarios pueden ser generadores de demanda de prostitución: Las víctimas de trata son vistas como mercancías y objetos para los tratantes. Pero también el cliente o usuario es de gran importancia para su prevención ya que es quien fomenta el círculo de explotación: “sin cliente no hay prostitución”. Es necesario tener presente que al hablar de los clientes como generadores de demanda, se hace referencia no solo a los usuarios de prostitución, sino también a los consumidores de productos.
La sociedad, al tolerar se convierte en cómplice que consiente estas situaciones, permitiendo que la figura del denominado cliente quede invisibilizada, y así es como se perpetúan estas formas de explotación. De este modo, la atención recae en la víctima, estigmatizándola, y se pierden oportunidades para la persecución a los tratantes.



¿Quieres sexo? No consumas explotación sexual.



¿Quieres sexo? No consumas trata.